miércoles, 1 de abril de 2015

Daniel Arroyo fue entrevistado por Diaz de Radio Campo

“Estamos en riesgo de tener una cuarta generación de excluidos” 
Esta es la advertencia que hizo Daniel Arroyo es licenciado en Ciencias Políticas, presidente de la Red PAR, profesor universitario y referente de Políticas Sociales del Frente Renovador (FR) de Sergio Massa en la entrevista con Díaz de Campo Radio.
Su experiencia en la función pública (fue Secretario de Políticas Sociales de la Nación y Ministro de Desarrollo Social en la provincia de Buenos Aires) le permitió tener una visión global desde ambos lados del mostrador de la problemática social en la Argentina.
El eje de sus propuestas, que el FR tomó, se basan en la necesidad de empalmar los planes sociales con elempleo.
Arroyo
(Foto: danielarroyo.blogspot.com)
En la entrevista, que comenzó con la pregunta de si esa cuestión no es el desafío más importante para elpróximo gobierno, además, comentó:
“Hoy una persona que tiene un  plan social si recibe una oferta laboral no la va a tomar porque entiende que lo del Estado es seguro. Por eso aquellos que acepten el trabajo va a querer que sea en negro, para que no se le caiga el plan”.
“El empalme significa, en primer lugar, romper la incompatibilidad entre plan y empleo en blanco. Reduciendo progresivamente el cobro del plan, hasta su eliminación en 2 años. Y en segundo lugar, el acompañamiento con capacitación”.
“Hoy podemos dividir en 3 grupos a los que están en los planes: aquellos a los que les fatan oportunidades, a los que les falta educación y a los que están muy lejos del mundo laboral”.
“Hoy tenemos 8 millones de personas que están recibiendo algún tipo de transferencia de dinero a través de planes sociales”.
“La política social hoy son $ 100.000 M, de los cuales $ 90.000 M es dinero directo a las personas. Esto alienta el consumo, pero desengancha a la gente del trabajo”.
“También planteamos el sistema dual en la escuela secundaria para que, en los dos últimos años, a través de pasantías pueda ir vinculándose al trabajo. Y crear el Derecho al Primer Empleo para que aquellas empresas que emplean a un joven, durante 24 meses, puedan hacer deducciones impositivas”.
“Hay que articular lo social con el desarrollo económico”.
“La Argentina requiere atraer inversiones. Es clave en las economías regionales, porque el país se reconstruye de abajo hacia arriba”.
“Hay que descentralizar recursos. Hoy la Nación concentra el 70% de los fondos destinados a acción social y solo el 7% están en los 2.200 municipios”.
“Debemos trabajar mucho el mundo del cuentapropista en la Argentina. Y por eso, es necesario armar un esquema de créditos para máquinas y herramientas”.
“El joven que es tercera generación de excluidos que ya es padre. Ese niño ya es la cuarta generación.
“Hay que cortar los caminos alternativos al empleo, como, por ejemplo, la droga”.
“La movilidad social debe ser por el trabajo y el estudio”.
 “El rol del empresario, para los próximos años, es crear empleo sobre todo para los jóvenes, los mayores y las mujeres que siguen siendo discriminadas”.

Daniel Arroyo fue entrevistado INFOBAN, Radio Estación Tigre 93.5

“En 2013 decían que no se podía subir el piso de Ganancias y después lo hicieron antes de elecciones”

Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo Social y miembro de los equipos técnicos del Frente Renovador, aseguró que una adecuación del tributo no afectaría el alcance de los programas sociales como se plantea desde el oficialismo

“No puede ser que alguien que cobra 15 mil pesos esté pagando Ganancias. La última actualización fue en agosto de 2013 y está claro que en el último año hubo 38 por ciento de inflación y esto no se ha ido acomodando. Hay que encarar una política gradual de ir subiendo el piso” expresó Arroyo en el marco de una reunión del plantel económico del espacio de Sergio Massa realizado esta mañana en Tigre.

En diálogo con FM Estación Tigre 93.5, Arroyo planteó que “es necesario gradualmente subir el piso del mínimo no imponible de Ganancias” y negó que exista una consecuencia negativa para los programas sociales en la Argentina que según señaló alcanzan “los 100 mil millones de pesos”.

El especialista en políticas sociales agregó que “no sólo hay que trabajar en subir gradualmente el mínimo y seriamente con la inflación sino que también con el sector informal de la economía, los que no tienen recibo de sueldo, que hoy son los que están peor en nuestro país. Todo eso es lo que ha reflejado un alto acatamiento en el paro” señaló.

“El gobierno no quiere reconocer la inflación y eso lo fue metiendo en un brete que no sabe cómo salir. No quiere subir el piso de ganancias y no sabe cuántos pobres hay en Argentina, porque tendría que admitir que ha ido empeorando”.

En ese sentido, explicó que “lo que plantea Sergio Massa es que ningún trabajador debe pagar impuesto a las ganancias. No estamos hablando de los mandos gerenciales. Cuando lo planteó en la campaña de 2013 del mismo modo el gobierno decía que no se podía, y después entre las primarias y la general decidió hacer una adecuación. Claramente es necesario hacerlo y confiamos en que el gobierno lo haga en las próximas semanas para no reincidir en el error permanentemente”. 

jueves, 26 de marzo de 2015

Daniel Arroyo el viernes 27 de marzo en Mar del plata

Continúa el Ciclo de Charlas "Una Política distinta, para un país distinto" - Disertará el Lic. Arroyo


Este viernes 27 de marzo, será el turno del Lic. Daniel Arroyo, referente de políticas sociales del Frente Renovador), con su disertación “Propuestas sociales del Frente Renovador”.
Estos encuentros tienen la particularidad de desarrollarse en Mar del Plata y Miramar, en el mismo día, siendo una doble jornada. Los espacios y horarios son los siguientes: Hotel Nuevo Ostende (H. Yrigoyen 1737, Mar del Plata) a las 14:30 hs y Centro Cultural Leopoldo Marechal (Diag. Fortunato de la Plaza y 32, Miramar) a las 18.  Cada disertación tendrá una extensión aproximada de 30 minutos, dejando un breve espacio para las preguntas del público.

Daniel Arroyo en Cadena 3



Arroyo estimó que la pobreza alcanza al 27% de la población

El ex vice Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo le apuntó al último mandato de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el que sostiene que la pobreza empeoró en el país.

“La única solución que dio el Gobierno fue dar planes sociales”, señaló en diálogo con Cadena 3.

El actual diputado por el Frente Renovador resaltó que actualmente "el 27% de los habitantes del país se sumerge en la pobreza, mientras que el 34 % no tiene trabajo y un millón de jóvenes no estudia ni trabaja.

“El único empleador en los últimos cuatro años fue el Estado en la Argentina”, dijo.

Por su parte, también manifestó que el aumento de la venta de drogas se transformó en un problema social que no puede ser controlado.

''El Gobierno ha tenido una mala lectura de la realidad social. Hay que tomar decisiones sobre lo que realmente afecta a los ciudadanos”, concluyó.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Análisis de Daniel Arroyo en Diario La Nación



Ocho millones de personas reciben algún tipo de plan social

El Estado en la economía.La Asignación Universal por Hijo es el programa que más beneficiarios posee, seguido de la asistencia alimentaria.

El 20% de la población, es decir ocho millones de personas, recibe algún tipo de asistencia económica del Estado Nacional. Este año, en total serán $ 90.500 millones de transferencias directas en dinero a las personas, como los casos de la Asignación Universal por Hijo (AUH), el plan Progresar, las pensiones no contributivas, las becas de capacitación por los programas de empleo y el pago a los cooperativistas del programa Argentina Trabaja.
Los datos pertenecen a Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo Social durante la gestión de Néstor Kirchner. Y no incluyen los gastos en especies o subsidios a créditos ni los pagos del sistema previsional a los que se jubilaron a través de las moratorias ni las ayudas de provincias y ni aportes de municipios.
Los números de Arroyo marcan que hoy hay “cerca de 6 millones de personas bajo atención alimentaria (incluyendo la asistencia a las huertas familiares), de los cuales el 30% recibe ayuda en dinero; 1,5 millones de personas reciben una pensión por invalidez, familia numerosa o por vejez; hay 3,4 millones de chicos cuyos padres cobran la Asignación Universal; más de 640.000 personas que participan de programas de empleo; más de 300.000 están en cooperativas de trabajo y más de 360.000 jóvenes en el plan Progresar”.
El jueves, la presidenta Cristina Kirchner afirmó que 570.000 alumnos reciben el Progresar y que los cambios anunciados permitirán incluir a casi 700.000 más.
“Esto quiere decir –agregó Arroyo– que el eje central hoy de la política social es la transferencia directa de dinero a las personas. Esta política marca una línea de arranque para las familias y promueve el consumo en la economía local pero no ha resuelto los problemas centrales que tienen que ver con la pérdida de empleo, el aumento de las adicciones, la deserción en la escuela secundaria y la masificación del crédito a tasas altísimas, que generan un sobreendeudamiento permanente de los sectores más vulnerables de la sociedad. La inflación sostenida por varios años ha venido a complicar aún más las cosas en la medida en que la transferencia de dinero por planes sociales no compensa el aumento constante de la canasta básica”.
Aún así, la situación empeoró en los últimos años. “Hoy tenemos 27% de pobreza, 34% de trabajo informal y 1.500.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan”, precisa Arroyo. Ni qué decir que sin esas “ayudas” los indicadores sociales serían todavía más negativos, pero sirven para ilustrar los límites de la política asistencialista que se expresan, además, en el déficit de viviendas, el hacinamiento en “asentamientos” que se extienden en el Gran Buenos Aires y demás centros urbanos, el estancamiento del empleo, la precariedad laboral y el trabajo informal o “en negro”. También generan un vínculo clientelístico con los funcionarios de turno y es un factor reproductor de la pobreza, del asistencialismo y de la inactividad o de ocupación laboral disfrazada.
Según Arroyo, la cantidad de gente asistida y el presupuesto correspondiente vienen en aumento. Una parte de los programas sociales se financian con créditos de organismos internacionales, entre ellos el Banco Mundial.

viernes, 20 de marzo de 2015

Daniel Arroyo en Café financiero

Daniel  Arroyo, estuvo el pasado 16 de marzo en el Programa Café Financiero.

El ex vice ministro de Desarrollo Social de La Nación realizó un análisis de la situación social y económica del país y expuso algunas de las propuestas del Frente Renovador, en el área de políticas sociales.









Arroyo reconoció que la situación económica está empeorando, "yo estuve hace unos días en Tucumán, y antes en Jujuy, está claro que la presión impositiva se hace cada vez más pesada para las pymes y los pequeños productores, las retenciones en el campo dificultan la situación y otra vez el límite no imponible de ganancias quedó muy bajo, lo que puede traer problemas para los próximos aguinaldos. Mi impresión es que el gobierno tiene un mal diagnóstico, no está viendo la problemática social y la problemática económica".

Frente a esta situación, Arroyo planteó que la única salida posible que tiene Argentina es aumentar la masa productiva, ir a hacia un esquema que permita una reducción de la inflación paulatina y no a un esquema de ajuste. "La política social implica hoy 100 mil millones de pesos, de esos 90 mil millones son transferencias de dinero directas. Creemos que hay que mantener la base de políticas sociales de este gobierno, que hay que convertir en ley la asignación universal por hijo y que hay que reconvertir gran parte de los planes sociales. El Estado no supo como vincular los planes sociales con el empleo."

Arroyo propone tres medidas fundamentales a encarar en los próximos años. La primera es la creación del derecho al primer empleo, otórgandole algún beneficio a las empresas que tomen a un jóven durante los primeros meses, y  generando un sistema dual en la escuela secundaria que incluya pasantías laborales. En segundo lugar plantea que es fundamental una masificación del crédito y por último apunta al problema del narcotráfico, con la creación de una Unidad para cortar la venta de drogas en los barrios y la creación de nuevos centros de prevención y contención a las adicciones.

Frente a la pregunta de los conductores, sobre cuales son los desafíos que se plantean al futuro gobierno, Arroyo mencionó el problema de la vivienda, la situación de los jóvenes y la necesidad de empalmar los planes sociales y el trabajo.



jueves, 19 de marzo de 2015

Daniel Arroyo participará hoy en el Foro de VIvienda de Corrientes

Con la presencia del ex viceministro de Desarrollo Social de la Nación, licenciado Daniel Arroyo –integrante del equipo de Sergio Massa, se concretará el “Foro de la Vivienda”, donde expondrán funcionarios provinciales y referentes de distintas organizaciones sociales como TECHO. La idea es compatibilizar la propuesta nacional con las posibilidades y situación de la Provincia.

“El Foro de la Vivienda”, organizado por Encuentro Liberal –ELI-, más precisamente por el Comité Capital que preside Emilio Lanari, comenzará puntualmente a las 19 horas, en sede del Consejo Profesional de la Ingeniería, Arquitectura y Agrimensura de la Provincia de Corrientes, sito en La Rioja 1.240 de esta ciudad, con la característica de “abierto, participativo, incluyente y plural”.

Previamente, a las 18 horas, el licenciado Daniel Arroyo, miembro del equipo de SERGIO MASSA, expondrá el “plan habitacional” del Frente Renovador, en una Conferencia de Prensa a desarrollarse en el Hotel de Turismo. Esta exposición será base, para compatibilizar la propuesta nacional, con la realidad de la provincia (que se verá plasmado en las conclusiones).

martes, 17 de marzo de 2015

Daniel Arroyo pidió gobernar también para los jóvenes “porque son los que peor están”

El licenciado Daniel Arroyo, ex ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires y de la Nación, manifestó en Radio Brisas que “el problema central de la Argentina es la falta de inclusión de los jóvenes”. Al respecto, explicó que “tenemos un millón y medio de chicos que no estudian ni trabajan. Además, en los jóvenes el índice de pobreza es del 35 por ciento, lo que indica que cualquier dato que tomemos nos pone de manifiesto que ellos son los que peor están”.
“Tenemos instalada la problemática de los jóvenes pero hace falta empezar a encarar decisiones para solucionar estos conflictos. Uno de los problemas es la escuela secundaria, porque muchos la dejan por problemas familiares y otros porque se aburren”, dijo.
Por otra parte, Arroyo explicó que “la droga es otro problema porque se vende mucho en los barrios, y esto hace que los chicos la tengan al alcance de la mano. hay que cortar la venta de droga en los barrios. A esto tenemos que sumarle la falta de ofertas de empleo, por lo que hay habría que tomar una medida masiva para darle facilidades a las empresas que contraten jóvenes”.
“Si bien hay buenas iniciativas por parte de este Gobierno, pero es evidente que hace falta un cambio más profundo que abarque sobre las cuestiones anteriormente mencionadas”, resaltó, al tiempo que recomendó hacer un trabajo social más profundo “con ayuda de la iglesia, de los padres, docentes y políticos”.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Entrevista a Daniel Arroyo, Diario Popular de Olavarría

"El clientelismo tiene menos efecto del que parece a la hora del voto"

Quien ocupó los ministerios de Desarrollo Social en los gobiernos de Néstor Kirchner y Daniel Scioli hizo una lectura de las políticas sociales de los últimos 12 años. "El Gobierno tiene un mal diagnóstico social", subrayó. Además, conceptualizó el estado de la Argentina con el avance del tráfico de drogas.
El licenciado Daniel Arroyo brindó una entrevista a EL POPULAR donde expuso su visión sobre la gestión del área social en el país durante los últimos 12 años. Es uno de los hombres que luego de participar en la primera etapa del kirchnerismo (2003-2009), se alejó y hoy forma parte de los equipos técnicos del Frente Renovador.

"La sociedad avanzó más que la clase dirigente", consideró a la hora de hablar de clientelismo, donde ubicó al gobierno nacional. Su proyecto de combate contra las drogas y su participación en el programa "Olavarría crece con vos".

-¿Cómo evalúa las políticas sociales de los últimos años?, ¿hubo cambios?

-Desde 2002-2003, fines del gobierno de Duhalde y principios del gobierno de Néstor Kirchner, más o menos hasta 2008-2009, hay una mejora social evidente. Producto de que crece la economía, hay más políticas sociales vinculadas a la actividad productiva, al crédito, al acompañamiento a la familia, y se reduce fuertemente la pobreza, el trabajo informal y sobretodo hay como una mejora clara en lo que tiene que ver con las oportunidades para las familias en el acceso a los bienes básicos. 

Después, hacia 2009 y hasta 2011 la situación se traba un poco, producto de la crisis internacional. Ya en 2009 y en los últimos 4 años comenzó una etapa donde, objetivamente empeora la situación. Hoy tenemos 27% de pobreza, 34% de trabajo informal y 1 millón y medio de jóvenes que no estudian ni trabajan. Creo yo que en esta tercera etapa el Gobierno tiene un mal diagnóstico social, no lee bien la realidad: el Indec marca que hay un 4% de pobreza, no ha visto el problema del narcotráfico. El Gobierno hizo su inversión y tuvo 10 meses la Sedronar vacante. Junto con el empeoramiento de la situación social, se ha dado como una mala lectura, mal diagnóstico por parte del Gobierno y que eso obliga a encarar otras acciones y otras políticas en los próximos años.

-¿A qué se debe el mal diagnóstico? 

-Claramente no es una cuestión de recursos, ha habido un avance fuerte en el tema de recursos económicos para la política social. En 2013 se destinaban 4.000 millones, hoy son 75.000 millones. Me parece que hubo un avance importante por el lado del clientelismo, pensar la política social de manera sectaria. "A vos sí que sos amigo mío, a vos no, si no me da bolilla se lo saco, le doy el alta". Ha habido todo un tema de vuelta a la discrecionalidad del clientelismo, y también me da la impresión de que el Gobierno ha perdido el olfato de lo que pasa en los barrios, de vivir la vida cotidiana. Cuando uno se encierra mucho en la gestión y todos le dicen lo que quiere escuchar, va perdiendo la noción de lo que pasa en realidad.

-En materia de políticas sociales, ¿qué es el asistencialismo?

-La asistencia consiste en dar y compensar lo básico. Una persona que necesita comer tiene que ir a un comedor y ser asistido. La asistencia es un tipo de política social razonable que apunta a compensar lo básico. El asistencialismo es cuando se transforma en un sistema permanente. Cuando toda la política social es dar cosas. Y el clientelismo se da cuando eso busca un interés político. "A vos te doy porque me vas a votar". Yo creo que fue girando para ese lado el Gobierno.

-¿En qué momento es posible disociar objetivos políticos personales de las tareas de las políticas sociales? 

-Está claro que cualquier político quiere ser querido y ser votado y que busca tener el mejor feeling con la sociedad. Ahora hay que distinguir lo que son derechos de lo que son políticas de asistencia. Las personas tienen derechos y allí hay una obligación del Estado. La asignación universal por hijo es un derecho. No importa el partido, toda familia que tiene hijos menores de 18 años tienen una base de arranque.

Cualquiera se puede tentar claramente con que eso le genere un rédito político. Eso es, yo diría, válido. Lo que me parece es que la sociedad avanzó más que la clase dirigente y que les dice a los dirigentes lo que quieren escuchar. Toman todo, pero después tienen mucha autonomía. El clientelismo tiene menos efecto del que parece a la hora del voto o el pensamiento que se construye.

-Usted también ha hablado del problema del narcotráfico, ¿qué puede decir de ese tema?

-Es como más grave aún, ha tenido una evolución bien complicada. Tiene cuatro etapas en general y la Argentina ya está en la tercera. La primera es el aumento de las adicciones, en el país han crecido el alcohol y el consumo de distintos tipos de drogas, se ha instalado la cultura de que "un poco no hace mal", se entiende que se puede entrar y salir con facilidad. Y empeoró la atención de adicciones: hoy en la Provincia los centros de prevención, de atención y acompañamiento están desfinanciados. Como el Estado no paga, las instituciones atienden sólo a chicos que tienen obra social o prepaga.

La segunda etapa es cuando el que vende droga se transforma en un nuevo sujeto social. En un barrio se hace un mapeo y encontrás al docente, al jubilado, el gasista y el proveedor que vende droga. Y gana más que el resto, eso altera toda la ecuación en los barrios. Esa segunda etapa ya se ha consolidado en la Argentina también. Un pibe a todo furor va a ganar 4.000 pesos trabajando, el que vende droga hace eso en pocos días.

Hay una tercera etapa que sólo se da en lugares como Rosario, el Conurbano bonaerense, algunos lugares de Córdoba, donde el narcotráfico domina parte del territorio. Estos barrios son del grupo "tal". Allí hay conflictos territoriales. No es así todo el país, pero que va creciendo. 

También hay una cuarta etapa, que no se da hoy, y tenemos que hacer lo posible para que no se dé: cuando el narcotráfico financia al sistema político. Es el caso en parte de México. Yo creo que cuando el Papa alerta sobre esa situación está diciéndonos "ojo, porque ahí domina toda la esfera pública".

Mi impresión es que cuando las cosas van creciendo y uno no mira, se lo puede ver como un error. Cuando ya avanzan tan claramente, por lo menos algún nivel de complicidad hay por no hacer o por no tomar en serio el tema.

-¿Qué es el proyecto "Droga 0"?

-Tiene tres componentes: uno es crear 200 centros de prevención de adicciones, sobre la base de que lo primero es acompañar a los jóvenes en las escuelas secundarias, crear centros de detección, de pocas personas donde haya lugares, y sobre todo financiado por el Estado, de manera tal que si hay alguien que no tiene obra social y está en una situación de adicción, tenga donde informarse, ser acompañado y atendido. La Sedronar este año, si es que se cumple lo planeado, va a tener presupuesto para crear cerca de 18 centros.

El segundo es el tema de cortar la droga en los barrios. La propuesta es crear una fuerza de seguridad por fuera de la estructura policial con ese único objetivo. 

Y crear un sistema de derecho de primer empleo, de créditos, de mejoras en la escuela secundaria, de apoyo a los planes sociales para ir al trabajo.

El tercer elemento clave es que todos los programas sociales acompañen: una empresa que tome a un joven en primer empleo tendrá una reducción impositiva dos años. Y sobre todo armar una red de 20.000 tutores. Un cura, un pastor, un profe, las personas que van a acompañar, que van a las familias, identifican los problemas y están permanentemente.

-¿Quién puede ser tutor?, ¿qué características tiene que tener?

-El tema va de abajo hacia arriba. Uno toma un barrio, y dice ¿quiénes son los creíbles acá?, ¿quiénes son las personas que tienen legitimidad? Tal maestra, Juancito que es el profe, tal, te dicen un listado. Yo no podría ser tutor de nadie en Olavarría porque no tengo legitimidad. Una vez que sale el listado, se arma una metodología de reuniones e informes. Es una tarea rentada, lo cual implica un método.

lunes, 2 de marzo de 2015

Daniel Arroyo en "Salud, actualidad y política"

 El ex ministro de desarrollo social, participó el día 21 de marzo del programa "Salud, actualidad y política" conducido por Martin Jacobi. En el programa realizó un análisis de la situación argentina en materia de políticas sociales.

Daniel Arroyo aseveró que a partir del año 2009 la política social se transformó en transferencias de dinero directas. "La Argentina tiene 19 millones de prestaciones sociales, ya sea por jubilación, pensión, porque se es parte de una cooperativo o por la AUH. Este número marca el nivel de la problemática social, es decir, ha ido en aumento el nivel de prestaciones sociales porque aumenta constantemente la cantidad de gente que tiene necesidades".







Arroyo afirma que el  nivel de transferencias de dinero e incrementa constantemente por la inflasión y porque no crece el mercado de trabajo, un cuarto de la población se encuentra en situación de pobreza y un tercio de la misma está fuera del mercado formal de trabajo. A eso se suma que el gobierno nacional construye sobre la base del clientelismo con organizaciones como "La Cámpora" o "Kolina". Mientras la situación se va a agravando en Argentina, el Indec nos dice que la pobreza Argentina representa sólo al 4% de la población. "Mi impresión es que el gobierno está teniendo una mala lectura de la realidad social, que hay que empezar a cambiar encarando nuevas políticas sociales los próximos años" afirma Arroyo quien continúa diciendo que hay que articular los planes sociales con el mundo del trabajo pero es fundamental para eso hacer crecer la economía: "El esquema que proponemos desde el Frente Renovador es un esquema de empalme entre los planes sociales y el trabajo sobre la base  del fomento de la economía local y el crecimiento económico sostenido."

El ex vice ministro de Desarrollo Social de la Nación agrega que si le sumamos a las 19 millones de prestaciones sociales el trabajo estatal, podemos ver que un 58% de la población está vinculada al Estado. Esto marca una problemática insostenible de un Estado que tiene que cargar tributariamente a unos pocos para sostener a una gran masa porque la economía no crece. "El gobierno, en lugar de cambiar el diagnóstico busca un culpable por fuera, y un día es un grupo económico, otro el poder judicial" informa Arroyo.

También habló sobre la problemática de las drogas y la situación específicamente en la Provincia de Buenos Aires, y sostuvo que el gobierno provincial ha disminuído la cantidad de instituciones de Prevención de las adicciones y dejó de pagar becas que acompañaban el proceso de recuperación de muchos jóvenes adictos. Como resultado de estas medidas la venta de drogas se incrementa en los barrios. Arroyo propone crear una red de prevención y por otro lado una unidad de combate a la venta de drogas, que corte la venta. "Si no se hacen las dos cosas a la vez, prevención y acompañamiento la situación puede complicarse".






viernes, 27 de febrero de 2015

Daniel Arroyo en Radio La provincia

El ex Ministro de Desarrollo Social valoró el funcionamiento de la asignación universal por hijo aunque advirtió que "ahora hay que pasar a una segunda etapa"


El ex Ministro de Desarrollo Social, DanielArroyo, consideró en medio de la polémica generada por los cuestionamientos vertidos hacia la Asignación Universal por Hijo que “es una muy buena política” aunque advirtió que “Argentina tiene tres problemas: un 23 % de pobreza, 34 % de trabajo informal, es decir, -1 de cada 3 personas tiene un trabajo precario y hay 1 millón y medio de jóvenes que no estudian ni trabajan”.
 
“El Estado ha tenido una política clara de transferir dinero, ha volcado más dinero para atender a los sectores pobres con una muy buena política como es la Asignación Universal por Hijo pero ahora hay desafío que es acomodar todo el resto”, analizó el ex funcionario por Radio Provincia.
 
Arroyo apuntó en ese sentido que “hay que reconvertir el sistema social, e ir hacia una segunda etapa porque la transferencia de dinero ha llegado hasta acá hay que cambiar el enfoque. Hay que ir a un esquema como el de Brasil denominado “Bolsa familia”, que busca armar una red para ir casa por casa y acompañar a cada familia ya que seguir construyendo programas sueltos tiene un límite en la Argentina”.
 
“En los ‘90 todo estaba inyectado en el Mercado y eso terminó con 57 % de pobreza, hoy la situación es otra pero se fue complicando porque el único actor ha sido el Estado sin vínculo con el privado: el Estado debe incentivar a empresas para el primer empleo, generar un sistema de crédito a tasa baja y fomentar el desarrollo local”, finalizó.
 

Despabilados, Lunes a Viernes 7 a 10 hs AM  1270 












http://www.radioprovincia.gba.gob.ar/noticias/23665-arroyo-considero-que-la-auh-es-una-muy-buena-politica-/